Espacio Luz

Desde la última vez que aquí escribí, han pasado tantas cosas! en realidad, parece que siempre digo lo mismo… bueno, en mi vida pasan muchas cosas, básicamente porque no me quedo tranquila jamás y voy moviendo todo.

Un resumen? Les advierto que va a ser un resumen súper extenso y bien directo. Con lo bacán y lo feo, así que si quieren leer sólo de lo bello, devuélvanse 🙂

2016: trabajé todo ese año en un colegio, estaba algo aburrida porque no veía muchas posibilidades de crecer profesionalmente ahí, así que ya a mitad de año empecé a mirar para otro lado. Este lugar estuvo lleno de aprendizaje. Anyway, frente a esta inquietud, en octubre volví a estudiar, me lancé con un magíster y auch! me puse pausa en la tesis. En noviembre, Aníbal y yo nos casamos después de 8 años de pololeo.

2017: conseguí pega nueva! en febrero fui a renunciar al colegio y el 01 de marzo, empecé a trabajar en un programa alternativo de la JUNJI. Conocí a tremendo equipo de personas, con quienes aún tengo contacto y mucho cariño. El trabajo era bacán, soñado para una Educadora, peeeero! pucha que se demoraban en pagar! mi trabajo era itinerante, viajaba por toda la región visitando jardines, a fin de mes rendía pasajes y la institución me devolvía esa plata, pero era un parto! eso me terminó saturando y… empecé a mirar para el lado de nuevo.

Es mega importante mencionar, que este fue el año en que adoptamos al Brunito y al Sócrates, dos perros que llegaron a completar el cuadro (al menos, eso creía yo) junto a la Malibú y la Molly, nuestras gatas.

2018: en enero, mi jefa nos comunica que deja el programa, quiero decir que en este punto se fue todo al carajo. En marzo se fue mi colega educadora, a los días me fui yo y quedaron dos de los cinco que éramos. Bueno, en noviembre se fue nuestra monitora de teatro y al día de hoy, queda resistiendo el monitor de arte.

El 28 de marzo empecé a trabajar en otra institución pública. Bueno, caos. A estas alturas de mi vida profesional, estaba entendiendo que no era mi camino, qué heavy decir esto, pero es verdad.

Lo feo: perdí nuevamente un embarazo, lo que me sacudió emocionalmente y quedé, literalmente, hecha una tristeza humana. Congelé mi tesis, estaba casi, casi, pero las situaciones de estrés me superaron.

Lo bonito: publiqué mi primer libro de poesía, junto a diez mujeres del sur y del centro de Chile. Llegó la Lulú (perrita) a nuestras vidas. Y bueno, el mega hito del año: la tienda.

Entonces, les cuento todo esto, porque es por todo este camino recorrido, que una tarde… caminando junto a Aníbal, le dije: quiero ser independiente, renunciar al trabajo y necesito de tu apoyo porque vamos a tener que tomar decisiones y hacer muchos sacrificios. Y obvio, Aníbal me apoyó, como lo ha hecho siempre.

Así es como llegar a abrir la tienda fue la consecuencia de la toma de decisiones bien drásticas, impulsada siempre por esa valentía inexplicable que llevo en mí, en realidad sí tiene explicación: no me acostumbro a la no felicidad. No soy muy apegada a la vida, por eso creo que si uno decide vivir, debe vivir feliz, sino, no vale la pena (mi mamá se enoja tanto cuando digo esto, jaja), esto hace que cuando no me siento bien en un lugar o una circunstancia, un momento, decida partir, siempre, y en contradicción con ese no apego a la vida, esperanzada con todo mi corazón en que lo que estoy haciendo es para acercarme al bienestar.



Lo que estoy haciendo ahora ha significado que me levante contenta todos los días y esa! es la clave.

One Reply to “Espacio Luz”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: